PACIENCIA EN LA DESESPERANZA

Siendo Honestamente Exitoso


"Y salieron a campaña los principales de los filisteos y cada vez que salían, David tenía más éxito que todos los siervos de Saúl, por lo cual se hizo de mucha estima su nombre". 
(1º Samuel 18: 30 - RVR 1960)

"Y cada vez que los jefes de los filisteos luchaban contra los israelitas, David obtenía más victorias que todos los oficiales de Saúl, por lo que su fama fue en aumento" (RVC) 


Introducción: Un famoso escritor, F. Arthur Clark, en su libro "Pasaporte al éxito", expone una serie de principios que, bien estudiados y aplicados, ayudan a cualquiera que quiera alcanzar el éxito en su vida. 
Relacionado con esto, alguien dijo que el éxito es de quien lo busca. "Lo que un ser humano piensa, determinará lo que será".

Como hemos visto y seguimos, de David nos dice la Biblia, que "tenía más éxito que todos los siervos de Saúl, por lo cual se hizo de mucha estima su nombre". David presenta y expone, mediante su propio ejemplo y conducta, un modelo de persona exitosa; que si bien recordamos luego más adelante, Dios diría de David: 

"...He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero". 
Hechos 13. 22 

Sin dudas que este hombre no dependía solamente de sus propias fuerzas, o circunstancias sino de una dependencia total del Espíritu Santo en su vida. Desde la primer cátedra anteriormente expuestas, verás que desde su juventud David se preparó bajo el apoyo, puntal y base del Espíritu Santo. 

Un poco de Historia: 
El primer trabajo de David era cuidar las ovejas de su padre, allí en el campo luchaba con animales salvajes, por otra parte tocaba el arpa, se dice que era su "lugar de ensayo"para entonar la mayoría de los salmos que hoy tenemos en nuestras Biblias que son de su autoría; sin duda alguna, que incluso adquirió destreza en el uso con su honda, resultado comprobado al enfrentar a Goliat.
Su segundo lugar de trabajo fue en el palacio del rey y llegó hasta ahí por recomendación, dedicándose a tocar el arpa cuando a Saúl lo atormentaba un espíritu malo. (1° Samuel 16: 18)
¿Sabes qué? no te extrañes si en un momento eres llamado para ayudar, aconsejar, asistir contener y ministrar a otros camaradas, porque seguro ven en ti lo que Dios ha puesto, su vida, su paz, su amor; recuerda que los hijos de Dios tenemos un poder mayor y es el mismo Espíritu Santo con el cual fuimos sellados. (Efesios 1: 13, 14)

David había sembrado en el campo de su corazón, tres semillas muy importantes, que al cosecharlas, le ayudaron en todo, a lograr el ÉXITO


1.- El éxito de David fue el resultado de su CONSAGRACIÓN:

En la vida de David, aún desde muy pequeño, cuando cuidaba las ovejas de su padre, ya había consagración a Dios. Su vida la había entregado a Dios. Todo lo que hacía, era PARA DAR LA GLORIA A DIOS. Nunca emprendió una tarea pensando en cómo él sería bendecido, sino en cómo otros serían bendecidos por medio de él.

Dios nunca va a ungir vasos que no estén consagrados, nunca nos va a incluir en sus planes si no hay consagración, El no va a delegar servicio sino estamos consagrados delante de su presencia y viviendo cada día en su presencia, apasionados por ella, anhelando más de Él para consagrarnos más todavía.

Dice en Deuteronomio 33:3, que "todos los consagrados a Él, ESTABAN EN SU MANO", y estar en las manos de Dios da como resultado el éxito.
La palabra usada para el término consagrar, en hebreo es Kadash significa "ser santo", "hacer santo", "consagrar", "dedicar", "santificar"; Esto quiere decir que la persona es dedicada, separada del uso común, en este caso David fue apartado, consagrado y elegido por Dios para una tarea específica, la cual fue ni más ni menos que la de ser rey.
Cuanto más nos consagramos a Dios, más El puede usarnos; el resultado de la consagración a Dios es el éxito en lo que hemos sido llamados.


2.- El éxito de David fue el resultado de la PACIENCIA:

La falta de paciencia trae como consecuencia fallas en la toma de decisiones, por lo general las personas que son impacientes  dejan todas las cosas a medio hacer, torres sin terminar, por ejemplo (Lucas 14: 29, 30) y es triste decirlo pero una característica de estas personas es que se manejan con la mediocridad, la improvisación, todo lo hacen a último momento sin antes calcular costos, tiempo, para que cada cosa que se hace sea con excelencia. Es doloroso ver y escuchar a aquellos que dicen: "total es para el Señor", "total es para mi", "así nomás" ó "no me gasto más" y esta lista de frases comunes de escuchar a diario en nuestros ámbitos; no obstante así es lo que se le brinda a nuestro Dios, cosas a medio hacer; y por último se ven fracasados. La persona que goza de esta cualidad de ser paciente planifica, visualiza, establece metas, persevera y pone todo en acción hasta lograr alcanzar lo que ha creído que tiene que alcanzar, un objetivo claro.

El éxito no viene de la noche a la mañana.

Los enfrentamientos de David contra la campaña de los príncipes de los filisteos, fue su ruta para el éxito. ¿Crees, por casualidad, que le fue fácil? Seguramente que no, ya que tenía que enfrentarse a sus enemigos, no solo los de afuera, sino los enemigos que se hacen visibles a través de nuestro carácter y conducta (carne vs. Espíritu).

El Señor mismo nos insta a tener paciencia hasta su venida. Pablo nos dice en Romanos 5: 3-5.
David necesitó estar vestido de mucha paciencia, para lograr el éxito, y lo consiguió Asimismo nosotros, conseguiremos en estos tiempos ese éxito anhelado?


3.- El éxito de David fue el resultado de su OBEDIENCIA:

David siempre obedeció, respetó y acató las órdenes de Saúl. El no tuvo que aprender a estar bajo autoridad, supo estar bajo autoridad. Esto es importantísimo, y mucho más en nuestras funciones, el ser obedientes, y la obediencia comienza por casa... "hijos obedeced a vuestros padres EN TODO, porque esto AGRADA AL SEÑOR".

La obediencia, al igual que la fe, van juntas, son un arma muy poderosa contra las huestes de maldad. A través del antiguo testamento vemos como por la obediencia, se ganaron batallas, se conquistaron reinos, se tomaron ciudades, y aún Dios peleó por su pueblo, cuando fueron obedientes.

La desobediencia lleva a la terquedad, la insurrección, la in subordinación, el desafío a los superiores, la falta de disciplina, la falta de respeto y al fracaso. Esto no solo enfocado a nuestra función sino también a la iglesia, y en otros ámbitos y lugares donde nos desarrollamos como personas, en los colegios, en las universidades, etc. debemos mostrar obediencia a nuestros superiores para ser ejemplo y tener éxito porque esto traerá como resultado que nuestro nombre sea de mucha estima.

El que obedece, cumple órdenes y ejecuta órdenes. Nunca toma sus propias decisiones sin consultar a su superior y cuando se le delega algo, lo hace, y no solo que lo hace, sino que lo hace mejor a lo que le pidieron.

La OBEDIENCIA, un aspecto importantísimo para lograr el éxito.


TRATA DE SEMBRAR ESTAS TRES SEMILLAS EN TU CORAZÓN.


Conclusión: 

El término éxito viene del latín "exitus" que significa salida por eso esta palabra refiere al resultado final y satisfactorio de alguna función, misión u ocupación o sea algo que supone un resultado feliz.  Vivimos en una sociedad donde todos quieren ser y actuar como "todos" y el querer brillar es a través de los caminos más fáciles, atajos de deshonestidad, mediocridad, mentiras o embustes. Se confía más en los gobiernos de turno, en el dinero, en las fuerzas propias, en los dioses falsos, en personas equivocadas dejándose de lado al Dios verdadero. A su vez la palabra éxito tan vapuleada en la actualidad que se trata de llegar a el por cualquier medio. 
Finalmente en nuestro ámbito como uniformados deberíamos conquistar el éxito bajo las leyes ...

¿Quieres tener éxito en tu vida? ¿Quieres ser estimado? La respuesta es: 

SÉ CONSAGRADO, SÉ PACIENTE, SÉ OBEDIENTE.



Dios te Bendiga
Policía de Santa Fe, Argentina



Gestores de Paz
CristoPol Argentina

Comentarios