Honrar Principio Clave

Reflexión para Hoy


"Satanás replicó:-¿Y acaso Job te honra sin recibir nada a cambio? 
Job 1: 9 (NVI)

Policía este libro de la Biblia trae un balance a nuestra fe, recordándonos la soberanía divina.
Job era un hombre justo, honraba al Señor; ofrecía sacrificios en adoración a Dios, no había motivos aparentes, para que enfrentara las tremendas adversidades que en un momento trajo devastación en todas sus áreas.


Hoy muchos, en estos días, dicen: "honrar a Dios", "temer a Dios", pero este amor está basado en lo que reciben o pueden recibir de parte de Él. Pero, en el momento en que enfrentan alguna situación difícil; renuncian al amor que efusivamente profesaban hacia el Señor.
Job, que sumado a la pérdida de sus hijos, todos sus bienes y su salud, tenía a su esposa que le instigaba a maldecir a Dios y a morirse. Y amigos que hablaban en contra de él.
Sin embargo permaneció firme en su fe, superó la prueba. Dios quería traer una nueva revelación a su vida; no quería que Job lo conociera de oídos nada más, sino quería estar cara a cara con él. Quería establecer una relación profunda, con un amor arraigado y cimentado fuertemente en la fe; que pueda soportar todos los vientos de las adversidades y todas las tormentas de angustias.

Un joven rico se acercó a Jesús buscando la vida eterna. Y sabemos que él honraba a Dios, porque guardaba los mandamientos. Su amor no era profundo, sólo llegaba a la superficie de cumplir con los requisitos. Pero la mirada de Dios traspasa lo exterior y penetra hasta su corazón.

Policía, que podamos pedirle a Dios: "-Señor, en este nuevo día vengo delante de Tu trono de gracia y poder reconociéndote como Señor y Salvador de mi vida. Te pido que Tu gran amor hoy sea revelado en mi vida. Sé que sólo te puedo amar a Ti porque Tú me amaste primero. Gracias porque enviaste a Tu hijo Jesucristo para que a través de su sacrificio tenga el perdón de mis pecados, vida eterna y el camino a tu trono totalmente abierto.
Hoy aplico sobre mi vida, esa sangre que tu hijo Jesucristo derramó en la cruz del calvario y que así como Él permaneció fiel y obediente, yo también quiero permanecer fiel y obediente a Ti Señor.
Gracias Padre por Tu gran amor.
Gracias Jesús, por tu fidelidad.
Gracias Espíritu Santo, por ayudarme, guiarme e iluminar mi entendimiento.

Dios te Bendiga Grandemente.

Gestores de Paz Argentina

Comentarios