Adiestramiento Principal

Hoy es un paradigma tan común que se preste atención a los defectos, fracasos, y flagelos de las personas. Más doloroso es cuando los que te aman y rodean lo afirman y tienden a minimizar las virtudes que hay en tu vida.
Policía, que nuestros dichos y hechos sean dignos de honor primero a nuestro Creador y luego a los que nos siguen, nos aman y ven en cada situación de nuestras vidas. 
Si has prestado atención en esta batalla, todos fueron desafiados por el gigante Goliat, Saúl y todo el ejército, pero sólo uno lo enfrentó. Alguien que recibió menosprecio y lo tenían como el menor. (Cátedra N°1)
¿Qué se ve en ti? En un mundo donde imitar lo malo es tan corriente y ordinario deja que Dios te adiestre a Su imagen y Semejanza para brillar con lo bueno en cada proceder.


Datos a tener en cuenta: David pertenecía a la tribu de Judá, fue rey, músico y poeta, mató al gigante Goliat, tuvo 17 hijos de los cuales uno se rebeló y se levantó en su contra, pecó adulterando y matando, era un hombre conforme al corazón de Dios. Murió a los 71 años, había reinado 40 1/2 años; de ellos 7 años en Hebrón y 33 1/2 años en Jerusalén.

Esta cátedra se concentra en lo que se veía en David.


Base Bíblica:
"Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tocaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él."
1º Samuel 16: 23


Introducción: En el versículo 14 se nos presenta a Saúl como objeto de un castigo divino.

A sugerencia de sus criados, Saúl pidió que le buscaran un buen músico 1º Samuel 16: 14 - 17

Miremos ahora lo que uno de sus criados dijo, en el verso 18: 



«...He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él.»



Puntos Básicos: El lugar de ensayo para David, era el campo de pastoreo. Muchos salmos y canciones las hizo tocando el arpa en el campo cuando cuidaba las ovejas de su padre. Allí primero encontraba quietud y comunión con Dios. Desarrolló su ministerio en el campo, hasta que fue solicitado en el palacio. Tenía buenas cualidades para ser músico de Saúl, PERO PRIMERO MÚSICO DE DIOS (intimidad, conversación, comunión) Tres cosas importantes que no deben faltar para poder actuar con solidez.



Lo que se veía en David:



1.- Sabe tocar: David era un buen músico, y sabía tocar su instrumento, era un deleite escuchar cuando él tocaba; tanto que el espíritu malo se apartaba de Saúl. Qué sucede hoy con nosotros; ¿es un deleite que se nos escuche? Debemos estar preparados para toda buena obra, aptos, no mediocres sino bien preparados. Y la preparación incluye muchas cosas importantes para poder servir. Saber tocar es estar preparados, alertas. La improvisación no es preparación. Muchos confunden que Dios se mueva como quiera con la improvisación, con la falta de estudio, falta de oración aún para enfrentar las situaciones en nuestros lugares de trabajo que ya sabemos por nuestra función lo que puede suceder. Ser responsables en cada tarea que desempeñemos. Ser fieles, responsables y diligentes con la función que Dios ha puesto en nosotros.



2.- Y es valiente: David era valiente, toda situación la enfrentaba, en el nombre de "Jehová de los ejércitos". No debemos actuar con nuestras fuerzas, deja que sea Dios quien haga Su voluntad. La valentía no es actuar por impulso y altanería sino saber esperar con ese valor (fuerza) en cada situación para poder tomar las decisiones sabias entonces ahi se ve la valentía de uno frente a determinada circunstancia difícil.

Otro ejemplo a considerar es el de Josué, Dios le dijo: "Esfuérzate y sé valiente" Hoy toma fortaleza para tu vida en el nombre de Jesús; disponte a enfrentar los peligros, y que se vea en vos el valor que viene de Dios.


3.- Es vigoroso: Sinónimos de esta palabra vigoroso: forzudo, potente, fornido etc. Pero acá se refiere a entusiasmo, entrega para hacer algo.
Debemos pedirle al Señor de ese entusiasmo, que él nos haga personas con entrega, vigorosos para él; fuertes, con eficiencia y llenos de riquezas espirituales, llenos de fortaleza para su servicio. La persona vigorosa no es mediocre, tiene sueños, anhelos, proyectos a seguir, y quiere llegar a lo más alto de su sueño. No confundas el entusiasmo común de querer hacer algo por hacer, con el vigor genuino que solo Dios puede poner en nuestro corazón. Si hoy tienes el sueño de emprender un buen proyecto ponelo en las mano de Dios y se un agente de paz vigoroso y cumple ese sueño, no dejes las tareas por la mitad, si hoy empiezas tienes que terminar. No permitas que tu entrega en hacerlo se convierta en un simple entusiasmo pasajero.

4.- Hombre de guerra: Cada vez que David tocaba para Saúl una batalla espiritual se debatía en ese lugar. Y como buen músico, vigoroso y valiente, él sabía lo que hacía y dejaba que Dios lo usara en ese terreno y con sus cualidades. Hoy también batallamos en guerra espiritual, y debemos estar preparados, ser policías alistados para toda estratagema que se presente en nuestras vidas, aún en nuestros lugares de trabajo; es ahí donde debe verse cuán valientes somos, cuán preparados estamos, cuán vigorosos nos sentimos. En esta parte es cuando más revestidos de Su poder y Su armadura debemos estar. Es glorioso batallar tocando un instrumento y cantando. Cuando el pueblo de Israel iba para la guerra los primeros eran los levitas o sea los músicos, por qué? Porque ellos preparaban el camino de la victoria, porque así el pueblo que iba a la lucha cuerpo a cuerpo sentía fuerzas y valor para esa guerra. ¿Cómo te sentís vos para una batalla? Claro que Dios está de nuestro lado, mayor es el que está con nosotros.

5.- Prudente en sus palabras: A David se lo reconocía por sus palabras. En la Biblia encontramos que nuestro compromiso con las palabras cada vez que salen de nuestra boca tienen valor tanto positivo como negativo. Santiago 3 habla de la lengua. Muchas veces nuestras palabras lastiman, expresan orgullo por sí mismo o por otro, corrigen de manera equivocada, expresan con gritos o disensiones nuestras ideas. Y que queda de todo esto heridas, dolor, pocas fuerzas para seguir y otras veces hasta producen el abandono de nuestras tareas, talentos, ministerios y proyectos, trayendo como consecuencia destrucción a la vida de uno mismo y lamentablemente a los allegados. Prudente es ser responsable, cuando hablamos o callamos. Es un desafío frenar nuestra lengua y también saber usarla en los momentos justos.

¡Que nuestras palabras sean de edificación! Efesios 4:29 (NVI) dice: "Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan."


Desafío:

Callar de sí mismo es humildad...

Callar defectos ajenos es caridad...

Callar palabras inútiles es sabiduría...

Callar a tiempo es prudencia...

Callar en dolor es fe y heroísmo...



6.- Hermoso: No solo se veía en David belleza física, tenía algo especial que lo hacía hermoso. Y esa es la belleza espiritual que él tenía y que hoy nosotros podemos irradiar, cuando de los puntos antes mencionado se ven a simple vista. Llenemonos de la luz de Cristo, que se refleje su hermosura en nosotros. "...hasta que todos lleguemos a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Efesios 4: 13) y esta es la hermosura que tenemos que reflejar de nuestro Amado. ¿Qué tipo de hermosura refleja tu vida?.



7.- Jehová está con él: La razón por la que David tenía estas cualidades era ni más ni menos por esta última cualidad. Que Dios estaba con él. Es difícil que seas valiente, vigoroso, hermoso, sepas tocar bien, seas prudente en tus palabras si Dios no esta con vos!!!

Que se diga de nosotros que "Jehová está con él/con ella". Que esas palabras que se dijeron de David puedan decirse de nosotros, hoy.



DAVID FUE DAVID, PORQUE JEHOVÁ ESTABA CON ÉL. Una cosa es que un policía afirme estar con Dios, y otra es que Dios esté con ese policía. ¿ESTÁ DIOS CONTIGO?

Encontramos a David ministrando a Saúl, su superior y líder, mediante la música melodiosa y armoniosa del arpa (figura del fruto del Espíritu) Resultado: Saúl tenía alivio, y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él. Busca a tu "Saúl", busca a otro camarada para ministrar en el Señor. Permite a Dios que te use de la mejor manera 



Conclusión:
Los hombres y mujeres de Dios en formación, ayudan a los verdaderos líderes cuando estos pierden el control de sus emociones y dan a conocer las debilidades de su temperamento.
En un mundo donde ya hay demasiados "saúles" que irradian mentiras, palabras deshonestas, injusticias, y demás cosas semejantes; TÚ brilla hoy como un "David" valiente, vigoroso, prudente en sus palabras como hombre y mujer de guerra; Cuentas con el respaldo Divino, No temas porque Dios está contigo como poderoso gigante. 


No dejes de leer la primera entrega de estas enseñanzas Entrenando para el Llamado


Sub Oficial Provincia de Santa Fe
Gestores de Paz
CristoPol Argentina

Comentarios